La iluminación LED ofrece muchas ventajas, incluyendo la eficiencia energética, el rendimiento óptico y la durabilidad. Por esta razón, los fabricantes de automóviles tienden a extender la iluminación LED a los faros delanteros y faros antiniebla de sus vehículos. Iluminación LED requiere poca energía para proporcionar una salida de luz muy eficiente. En un coche, los faros son alimentados por el alternador. Por lo tanto, con la iluminación LED es posible reducir la energía necesaria para su funcionamiento: hasta un 40% menos de consumo de energía que el xenón; más de un 60% menos de consumo de energía que el halógeno; además, la iluminación LED tiene un impacto positivo en el ahorro de combustible.