Más bien es una “depilación a largo plazo” con una alteración de le crece el pelo, reducción en su número y diámetro. A medida que avanzan las sesiones, la eliminación del vello tarda cada vez más tiempo, desde 4 semanas al principio hasta varios meses, y se hace cada vez más pronunciada: los pelos que quedan son mucho más finos.