Si los padres se deciden por una cuna, un moisés, un cododo u otro tipo de cuna para su bebé al principio: no se deben utilizar almohadas voluminosas, mantas, pieles de oveja, bolsas térmicas, almohadas eléctricas o animales de peluche porque aumentan el riesgo de sobrecalentamiento o asfixia. camas especiales Las cunas son perfectas para los bebés que no pueden ser puestos en la cabeza o pateados, por lo que es importante elegir la longitud adecuada para el bebé/niño. Siempre que el saco de dormir se coloque correctamente sin restringir la libertad de movimiento, no hay riesgo de que el niño se acueste boca abajo (posición considerada peligrosa para el síndrome de muerte súbita). Hoy en día, los expertos también recomiendan evitar poner cojines limitadores o toallas enrolladas en las cunas para evitar que cambien de posición. Mientras que antes se pensaba que dormir de lado tenía un efecto positivo en la respiración y en la forma de la cabeza del bebé, hoy en día los médicos recomiendan que el bebé duerma boca arriba.