Los electrodos son el corazón del electroestimulador ya que son los que se dirigen directamente a los músculos con impulsos eléctricos. Pueden ser desechables, hechos de carbono, gelificado o con la adición de un gel específico. Los primeros, que son desechables, tendrán que ser reemplazados y por lo tanto generan nuevos gastos, así que asegúrese de tener suficientes electrodos para que sus sesiones sean efectivas. Dependiendo del área, el número puede variar, pero lo mejor es tener al menos 8 electrodos disponibles con al menos 2 electrodos XL para ser colocados horizontal o verticalmente. Si opta por la tecnología TENS con tratamiento para el dolor, también le aconsejamos que compre electrodos redondeados que pueden apuntar con precisión a las zonas evitando el hueso, como es el caso de la rodilla.