Cada uno define el concepto de la sala de estar de sus sueños de manera diferente. Pero si sigues unas cuantas reglas básicas, puedes sacar el máximo provecho de cada salón. Para empezar, las especificidades y características de la pieza deben tenerse siempre en cuenta y, por otro lado, asegurar que las preferencias personales se incorporen al diseño. Una sala de estar se convierte en una habitación personal cuando refleja la individualidad e invita a relajarse.